fbpx
Cargando
Jul 21, 2020

¿Qué es la fascioterapia?

La fascioterapia es una terapia manual de masaje, diferente a todas las tradicionales que, de forma habitual y común, conocemos. Se utiliza, principalmente, para ayudar a los tejidos conjuntivos de nuestro cuerpo a lograr el estado de equilibrio en el organismo. Se basa en conocimientos anatómicos que explican cómo la enfermedad llega antes que sus síntomas, provocando el desequilibrio en el cuerpo.

El origen del dolor

En las manos del terapeuta podrás descubrir el verdadero origen del dolor, pudiendo mitigar el problema desde la raíz del mismo y evitando que la molestia se alargue de manera indeseada en el tiempo.

Es un tratamiento integral, ya que se engloban tanto las partes espirituales, como las emocionales y las físicas. Esta especialización de masaje es adaptable a las características y necesidades más concretas de cada paciente, pudiendo así llegar a conseguir importantes beneficios.

Dependiendo de si acudimos a la consulta con un problema concreto de un dolor agudo o con una dolencia crónica, puede llevar más o menos sesiones aliviar el problema, aunque es bastante habitual que, desde el principio, se experimente un alivio o una notable mejoría.

Además, esta técnica de la fascioterapia es capaz de ayudar a nuestro organismo en los diferentes niveles de escalas. Desde el nivel más pequeño y celular, hasta los propios órganos pueden verse afectados de manera positiva desde el momento en el que llevemos a cabo la primera sesión de fascioterapia.

Adaptada a cada paciente

Si lo explicamos de manera más técnica, la fascioterapia es una terapia que consiste en la aplicación de presiones de distintas intensidades y de elongaciones articulares en diferentes posturas. Las sensaciones que provoca, y sus resultados, no tienen nada que ver con las de los masajes comunes a los que estamos acostumbrados.

Las sesiones y la duración de las mismas también son variables en función de las dolencias o necesidades del paciente, y debe ser un masajista especializado el que nos indique cómo llevarlas a cabo.

La duración aproximada de las sesiones suele ser de un mínimo de treinta minutos, aunque en algunos casos pueden extenderse por encima de las dos horas. Estas sesiones pueden combinarse con aromaterapia, incienso, velas y música. Todo ello va enfocado a la búsqueda de una mayor relajación del paciente mientras se lleva a cabo la fascioterapia.

Desafortunadamente, no todas las personas pueden obtener los beneficios de la fascioterapia en el mismo momento, ya que, si hace poco que hemos sufrido alguna intervención quirúrgica, es mejor consultar a nuestro médico especialista para que nos indique el tiempo recomendado de recuperación antes de poder recibir masajes de fascias.

En general, este tipo de masajes son suaves y no son para nada dolorosos, por lo que la mayoría de la población puede someterse a los mismos sin ningún tipo de problema. Es aconsejable utilizar esta técnica para tratar cualquier tipo de dolor de espalda, piernas, cuello o, en general, relacionado con articulaciones. También es recomendable para la recuperación de lesiones o para la recuperación de la movilidad en zonas del cuerpo.

Leave a comment

Abrir chat

Send this to a friend